Tres mujeres sirviéndose una comida

Prepará todo lo que puedas con tiempo

  • En los programas de cocina siempre pesan y preparan todos los ingredientes de antemano. Seguí su ejemplo y vas a ahorrar tiempo. Prepará todos los ingredientes en pequeños bols de cristal o plástico: queso rallado, cebolla picada, cuadraditos de jamón... Te sorprenderá ver lo rápido que cocinás si no tenés que lavar, picar ni rallar los ingredientes a último momento.

  • En lugar de servir la ensalada en platos individuales, prepárala en una gran ensaladera, te llevará mucho menos tiempo y tus invitados podrán servirse la cantidad que quieran. Si tenés una heladera con grandes estantes, podés guardar los platos ya preparados en la fuente en la que vayas a servirlos. Para evitar que la ensalada te quede mustia, no la condimentes con nada hasta que estés a punto de servirla.

  • A la hora de decidir el postre, elegí algo que puedas preparar de antemano y conservar en frío, como unas frutillas con crema o un helado casero. Evitarás así perderte la sobremesa mientras improvisás el postre.

Divide y vencerás

  • Convertite en un robot multitarea. Planificá un menú que te permita utilizar todos los electrodomésticos de la cocina: con un accesorio de grill en el microondas podrás gratinar un plato en cuestión de minutos sin necesidad de meterlo en el horno, y con un horno con dos zonas de calentamiento independientes podrás preparar dos platos a la vez con distintas temperaturas de cocción.

  • Aprovechá los métodos de cocina rápida, como el sistema de convección del horno o el microondas, para preparar recetas en menos tiempo y dejar libre el horno para el siguiente plato.

No pierdas tiempo limpiando

  • Antes de que empiece la velada, vaciá el lavavajillas y llená la pileta de la cocina con agua tibia y jabón. Colocá los bols en el lavavajillas a medida que vayas utilizándolos, y poné en remojo todo lo que usaste, ollas y sartenes (una vez que se hayan enfriado).

  • Si tenés una mesada de limpieza fácil y microondas con revestimiento epoxídico, limpiá enseguida los derrames y salpicaduras, pero tené cuidado con las superficies calientes.

  • Aprovechá siempre las funciones de autolimpieza de tus electrodomésticos, como la limpieza de vapor o la limpieza catalítica continua del horno.


Si hay algo mejor para tus invitados que ofrecerles un ágape inolvidable es poder compartir el momento con ellos. Ya sabés, con un poco de planificación y una organización eficiente, no sólo podrás servir una comida deliciosa, sino que también vas a poder disfrutarla.