Ir al contenido
Content

¿Están preparadas las salas de clases para BYOD?

Por Paula Felps

COMPARTIR

google plus linkedin pinterest

Elegí tu SNS para adaptar esta página.

Cerrá la ventana
Ahora que el debate sobre "traer su propio dispositivo" o BYOD (por su sigla en inglés) ya se ha resuelto en gran medida en el mundo empresarial, se ha trasladado al ruedo de la educación. Los distritos escolares y las universidades de todo el país están implementando políticas BYOD que permitan a los estudiantes usar sus propios dispositivos tecnológicos para tener acceso al plan de estudios. Los partidarios dicen que es una manera de mejorar la educación sin recargar financieramente a las escuelas.

"No cabe duda de que es muy asequible", señala Christian Long, administrador de soporte del equipo de aprendizaje electrónico del distrito escolar local Oak Hills en Cincinnati, Ohio. El distrito implementó un programa BYOD en sus escuelas secundarias en 2010, y en la actualidad se ha extendido a todos los niveles, desde prekínder hasta el último año.

"El distrito no paga por los dispositivos, lo que nos permite usar nuestros equipos actuales como complemento de lo que los estudiantes tengan. De este modo, no se generó un costo adicional para nosotros".

BYOD permite que los estudiantes usen dispositivos móviles personales, lo que puede incluir computadoras portátiles, tablets, lectores electrónicos, smartphones y también reproductores de MP3 como herramientas de aprendizaje. Long señala que la herramienta que más se utiliza es el smartphone, aunque también se ven algunas tablets y, de vez en cuando, una computadora portátil.
¿Están preparadas las salas de clases para BYOD?
"Lo más importante que tuvimos que hacer fue asegurarnos de que todos los dispositivos tuvieran acceso a las herramientas que utilizaba el distrito", comenta. "Somos un distrito aficionado a Google; usamos aplicaciones de Google para todo porque es una plataforma a la que se puede acceder desde cualquier dispositivo. De esta forma, el dispositivo no es una desventaja para el aprendizaje".
Educación mejorada
Cuando las escuelas de Alberta, Canadá, comenzaron a considerar BYOD en la sala de clases, la organización Alberta Education desarrolló un programa piloto para estudiar su eficacia. En 2010, inició un estudio de 18 meses con equipos de 10 escuelas para ver cómo el uso generalizado de BYOD afectaba a los estudiantes y el proceso educativo.

Al final del estudio, educadores y analistas concluyeron que mejoraba el desempeño de los estudiantes. Los profesores informaron que los estudiantes que utilizaban sus propios dispositivos participaban más y se dedicaban más a su propio aprendizaje. Además, como los estudiantes ya conocían los dispositivos que estaban usando, los profesores no tenían que dedicar tiempo enseñándoles a usar la tecnología.

"Un dispositivo de propiedad de los estudiantes y sus padres o familias por lo general es un equipo que el estudiante ya usa y que está personalizado con aplicaciones, software y herramientas de organización", señalaron en el informe Bring Your Own Device: A guide for schools (Traer su propio dispositivo: guía para las escuelas). "El dispositivo se convierte en otra herramienta en el repertorio educativo de los estudiantes".

La práctica de BYOD también es muy útil para los estudiantes con discapacidades, los que ahora pueden usar sus propias tecnologías de ayuda para tener acceso a los materiales de aprendizaje. Además, ya que no todos los estudiantes aprenden de la misma manera, está el beneficio agregado de diversas formas de aprendizaje; algunos pueden estudiar leyendo un PDF, otros viendo un video. Compartir archivos mediante herramientas como Google docs o Dropbox puede aumentar la colaboración y mejorar la comunicación entre los estudiantes y los profesores.
Establecer límites
A pesar de todos los beneficios, los expertos también advierten sobre las posibles desventajas en la implementación de BYOD en las escuelas. Por ejemplo, en el informe de Alberta Education se señalaba que la tecnología puede distraer a los estudiantes y estos podrían usarla para acceder a programas sin relación con la escuela cuando deberían estar estudiando. Además, para las familias con una situación económica compleja, comprar dispositivos podría generar problemas financieros.

Sin embargo, la mayoría de las escuelas que implementan políticas BYOD también elaboran pautas que abordan estos temas.

Top Hat, empresa que ofrece una plataforma para que los profesores se conecten con los estudiantes mediante casi cualquier dispositivo, señala que BYOD en las salas de clases es parte de un movimiento que llegó para quedarse.

"Se está produciendo una transformación en las salas de clases y auditorios de todo el mundo", comenta Alyssa Atkins, especialista de contenidos de Top Hat. "Los dispositivos de los estudiantes se han vuelto parte integral de sus vidas, y naturalmente seguirán siendo parte integral de su experiencia educativa. Los estudiantes tecnológicos tendrán que seguir aumentando".

Dicha demanda, predice Atkins, pronto hará que sea la norma que los estudiantes usen sus propios dispositivos.

“[Pedir a] los estudiantes que participen usando otro dispositivo que no sea el propio será algo del pasado".

Paula Felps es escritora y editora en Cincinnati, y escribe sobre tecnología, psicología positiva, viajes y negocios.

Fuente: Forbes Samsung BusinessVoice

información relacionada

Artículo
Análisis detallado de las capacidades: Samsung KNOX y Android for Work
Compare las capacidades del Samsung KNOX security y Android for Work y vea en detalle cómo funciona la protección de KNOX.
Folleto
Seguridad Android aumentada por Samsung KNOX
Resguarde la movilidad empresarial con seguridad firmemente integrada, cumplimiento y funciones de control.
Artículo
Reseña de la plataforma KNOX
Una mirada a los aspectos técnicos y funciones de Samsung KNOX 2.4, incluyendo lo último en funciones de seguridad.
Folleto
Volante: Samsung My KNOX
Una breve descripción de Samsung My KNOX, sus principales beneficios y cómo empezar a utilizarlo.