Consejos prácticos para conservar y proteger tus recuerdos

2012-07-25

No olvidar llevar contigo la videograbadora y tenerla completamente cargada es apenas el comienzo del proceso de capturar y grabar tus recuerdos importantes. Lo que de verdad quieres es mirar los momentos importantes de tu vida y verlos tal como fueron. Para ello tendrás que practicar una combinación de técnicas de filmación y los últimos avances en tecnología de grabación.

Toma imágenes de alto realismo

Toma imágenes de alto realismo

Nada puede sustituir las imágenes de calidad. Desde la reproducción del color a la claridad, nos hacen revivir los momentos tal como ocurrieron y conectar con ellos de la manera más real. Por esta razón, es esencial que se graben utilizando la última tecnología, como el Sensor CMOS BSI (con parte posterior iluminada).

Ello asegura que las imágenes se beneficien de la entrada óptima de color. Las tecnologías anteriores, como los sensores CMOS iluminados por el frente, tomaban imágenes con una configuración inferior; los cables internos impedían que cierta cantidad de color y luz llegara a la superficie del "receptor de luz". Esta insuficiencia se superó gracias al Sensor CMOS BSI: ahora las imágenes son vívidas y exactamente como las recordabas.

Otro de los beneficios de filmar con la ayuda del Sensor CMOS BSI es que facilita la toma de videos en la oscuridad. Con la estructura mejorada del sensor, la cámara ahora requiere menos luz para captar los colores y los resultados son notablemente mejores. De los lugares llenos de sombras a las habitaciones con poca luz, podrás disfrutar de mejores imágenes con colores más ricos que quizás antes no hayas captado.

Los beneficios del CMOS BSI son bastante claros, pero aún así hay más variables que podemos ocupar para que obtengas una filmación como un profesional. Por eso, estas son algunas técnicas de filmación para ayudarte a lograr las mejores tomas posibles.

Técnicas de filmación

Algunas técnicas básicas de filmación pueden ayudarte a obtener más de cada toma. Por lo general, la memoria no es inagotable, por lo que es importante aprovechar al máximo la que tu tienes a disposición.

Planea la toma

Antes de encender la videograbadora, piensa bien en lo que estás tratando de lograr. ¿Quién va a estar viendo el video? ¿Qué van a querer filmar?

Limpia la lente

Hazte el hábito de revisar la lente para eliminar manchas de agua o polvo, si las hubiera... así te evitarás horas de video arruinado.

Zoom

Trata de evitar el uso del zoom en la videograbadora. Es mucho más probable que se produzcan movimientos bruscos de la cámara cuando se ha hecho mucho zoom sobre un punto determinado. Utiliza la función de zoom entre tomas para componer la imagen.

Encuadra tus tomas

Asegúrate de encuadrar la persona o situación correctamente: acércate para lograr buenas proporciones y no tengas miedo de descentrarla ligeramente para dar más contexto.

Mantén sus tomas

Un error común es dejar de grabar antes de tiempo. Intenta seguir grabando unos tres segundos adicionales, lo que te dará tiempo más que suficiente para las tareas de post-producción. Por ejemplo, puedes insertar transiciones entre escenas.

Sistema de guardado de archivos

No tiene sentido archivar nada si no lo vas a guardar correctamente. Un buen sistema de almacenamiento, como un disco duro externo, no sólo asegura que el material de video esté ordenado y seguro, sino además facilita su acceso. A menudo, nadie ve nuestros recuerdos más preciados porque la gente no sabe por dónde empezar a buscar.