Proyectores de lámpara o LED: ¿cuál es la mejor opción para una empresa?

2012-01-06

Existe un nuevo tipo de fuente de iluminación para los proyectores de datos. Si bien la iluminación convencional por lámpara de arco ofrece un brillo elevado, la nueva tecnología LED sin lámpara se está convirtiendo en una alternativa sostenible desde el punto de vista medioambiental.

Publicado: 16 de septiembre de 2010

Fuentes de iluminación: lámparas frente a LED

A la hora de decidirse por un proyector de datos, la sostenibilidad medioambiental es ahora un factor a tener en cuenta, puesto que se puede optar por un modelo convencional con lámpara o por la nueva tecnología LED sin lámpara. Teniendo en cuenta que ambos tipos de proyector incorporan las tecnologías ópticas DLP y LCD, ¿cómo decidir cuál es la mejor opción para la empresa?

Para tomar una decisión acertada, es necesario profundizar en cómo funcionan estas tecnologías y qué ventajas tiene cada una.

Cómo funciona el proyector de lámpara tradicional

En un proyector DLP, la luz de una lámpara de arco se proyecta en la superficie del chip DLP, en el que una infinidad de espejos microscópicos (uno por cada píxel) se van recolocando para reflejar la luz a través de la lente. Los proyectores LCD utilizan un sistema distinto (lámpara o LED), y se componen de millones de paneles de cristal líquido que dejan pasar la luz.

Las lámparas convencionales empiezan con la luz blanca y separan las longitudes de onda primarias, de color rojo, verde y azul (RGB), mediante unos elementos ópticos especiales denominados filtros dicroicos. Las distintas longitudes de onda RGB se controlan para cada píxel (elemento de la imagen) y su intensidad luminosa. La luz controlada pasa a través de un panel LCD, conocido como tecnología transmisiva, o se refleja sobre los minúsculos espejos de DLP, lo que se conoce como tecnología reflexiva.

Cómo funciona el proyector LED

Los LED envían la luz a través de tres paneles LCD, cada uno de los cuales contiene miles (o millones) de cristales líquidos que se pueden dejar abiertos, cerrados o parcialmente cerrados para que la luz pase a través de ellos.

Los LED son elementos RGB que generan las longitudes de onda primarias para dispositivos ópticos 3LCD o DLP. Las lámparas tradicionales ofrecen una gran luminosidad, pero no tienen la durabilidad de los LED y deben sustituirse, lo que encarece el coste total de propiedad.

La tecnología LED avanza con fuerza

Algunos de los proyectores más modernos utilizan LED de alta potencia como fuentes de iluminación. LED significa light emitting diode, es decir ‘diodo emisor de luz’. Como su propio nombre indica, un LED es una fuente de iluminación electroluminescente, por lo que elimina la necesidad de utilizar lámparas convencionales.

Los proyectores LED sin lámpara de última generación ofrecen nuevas cotas en cuanto a la proyección de datos al emitir hasta 1 000 lúmenes ANSI, lo que permite obtener una imagen de gran luminosidad. Estos modernos aparatos utilizan una avanzada fuente de iluminación LED de tres colores para ofrecer una gama de colores excepcional, con rojos, verdes y azules de mayor intensidad. Un factor importante para los usuarios de empresa es que, gracias a la estabilidad de imagen, la saturación del color y la precisión en la representación de los diagramas y contenidos multimedia a todo color que se obtiene con los proyectores LED, los encargados de realizar presentaciones pueden centrarse en transmitir su mensaje. Además, los proyectores LED tienen la ventaja añadida de que son respetuosos con el medio ambiente, ya que no contienen sustancias nocivas y cumplen con las directivas de restricción de sustancias peligrosas, las normas de uso de este tipo de sustancias en equipos eléctricos y electrónicos adoptadas por la Unión Europea.

Ahorro energético y durabilidad

Los proyectores LED consumen menos electricidad que los proyectores de lámpara convencionales. En algunos casos el ahorro energético es de hasta el 30%. Entre otras funciones de ahorro energético destaca el modo en espera con reinicio instantáneo y brillo adaptativo basado en las condiciones de iluminación ambientales. También se ahorra en la fuente de iluminación propiamente dicha, ya que muchos LED tienen una duración de 30 000 horas o más (aproximadamente 20 años), lo que evita tener que sustituir las lámparas (operación que tiene un coste elevado). Finalmente, el tiempo de espera de calentamiento o enfriamiento de la luz es mínimo.

Decidas lo que decidas, no puedes equivocarte

Ambos tipos de proyectores, los de lámpara y los LED, ofrecen ventajas. Sea cual sea tu opción, obtendrás una calidad de imagen nunca vista. Cuando estés dando una presentación, notarás la diferencia de calidad, y lo mejor de todo es que el público también lo hará.