Consejos de lavado y secado para prolongar la vida de la ropa

2011-12-28

No hay nada más agradable que ponerse una camisa limpia y bien planchada, pero si hay algo que estropea la ropa es el lavado. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Aquí tienes algunos consejos sobre lo que debes y no debes hacer a la hora de lavar y secar la ropa.

Lo que hay que hacer

Lava la ropa con agua fría. No temas, porque la ropa quedará igual de limpia. La función Ecobubble, que incorporan muchas lavadoras Samsung, disuelve el detergente antes del inicio del ciclo de lavado. Los productos de limpieza penetran mejor en el tejido y eliminan las manchas sin necesidad de utilizar altas temperaturas. Y por supuesto, el agua fría reduce la factura de la luz.

Utiliza el programa de lavado adecuado. Las prendas delicadas se estropean más rápidamente si se lavan con un programa de lavado pensado para las toallas. Las lavadoras Samsung ofrecen varios programas de lavado para las prendas normales o delicadas, como por ejemplo el sistema Outdoor Care, ideal para las prendas que repelen el agua (como el GORE-TEX), o el modo Wool Care, pensado para que las prendas de lana no se encojan y conserven toda su textura y suavidad. Asimismo, el modo My Cycle memoriza los programas de lavado que utilizas con mayor frecuencia.

Utiliza detergentes sin cloro y que protejan los colores. Así los colores se conservan brillantes cuando desaparecen las manchas. Los blanqueadores con cloro normales son adecuados para la ropa blanca.

Puedes lavar zapatillas deportivas, almohadas y muñecos de peluche, pero para secarlos hay que usar el programa adecuado. Las secadoras Samsung disponen del programa Rack Dry, que seca la ropa aireándola suavemente sin que dé vueltas. Algunas prendas al dar vueltas pueden estropearse e incluso dañar la secadora.

Utiliza el programa Freshen Up de la secadora. Este ciclo ventila las prendas que ya están secas para eliminar los malos olores.

Cuelga la ropa inmediatamente después de secarla. Así las prendas quedan menos arrugadas y se reduce la necesidad de plancharlas, un proceso que daña el tejido porque aplasta las fibras y las expone a otro foco de calor intenso. El tambor con textura utilizado por muchas secadoras Samsung reduce las arrugas porque envuelve las prendas y tejidos en una capa de aire.

Lo que no hay que hacer

No te arriesgues a quitar las manchas de las prendas caras o que tengan un valor especial para ti. Llévalas a la tintorería. Y recuerda: cuanto antes las lleves, más posibilidades habrá de que desaparezcan todos los rastros de suciedad.

No utilices más detergente del necesario. El exceso de detergente no solo no deja la ropa más limpia, sino que de hecho puede estropearla. El jabón puede quedar atrapado en el tejido y dejar las prendas acartonadas, por lo que se desgastarán antes. Con el tiempo, puede ser perjudicial para la lavadora y propiciar la aparición de moho. Usar más detergente del necesario es sencillamente tirar el dinero.

No seques la ropa durante más tiempo del necesario. Si se seca excesivamente, la ropa se encoge y se estropean los tejidos. Y lo mismo sucede con el exceso de calor. Programa una temperatura adecuada para la ropa y las sábanas. Muchas prendas se pueden secar igual de bien con un programa de baja temperatura que, además de tratar mejor la ropa, supone un mayor ahorro.