Haz todo lo que necesitas con la tarjeta de memoria adecuada

2012-08-01

Desde que aparecieron los equipos digitales modernos, una consecuencia desafortunada de mantenerse al día con los aparatos más recientes y a la moda ha sido tener que acumular distintas clases de tarjetas de memoria. Básicamente, mientras más aparatos tienes, más tarjetas de memoria acumulas, hasta ahora…

Los últimos avances en el mundo de las tarjetas de memoria implican que ya no necesitemos tantas tarjetas físicas. Primero, porque ahora una tarjeta de memoria es compatible con distintos tipos de productos y, segundo, porque ahora son mucho más potentes y pueden almacenar mucha más información.

Para demostrar este punto y ver todas sus capacidades, echemos un vistazo a un día promedio de la vida de una tarjeta de memoria moderna, como la tarjeta Micro SD. Desde el smartphone a la impresora, imagina todo lo que puedes lograr.

En la mañana

Antes de que llegues a trabajar, tu jefe ya te envió un archivo a tu smartphone, que descargas de inmediato a la tarjeta Micro SD. Se trata de un resumen urgente con imágenes importantes. Le echas un vistazo mientras te diriges a la entrevista exclusiva. Una vez llegas, presentas la entrevista utilizando tu videocámara personal, pero primero te aseguras de haber insertado la tarjeta de memoria de tu smartphone. ¡La entrevista sale de maravillas! Luego, decides tomar unas cuantas fotografías del alcalde con tu cámara digital para la copia de seguridad. Vuelves a pasar la tarjeta Micro SD de tu videocámara a la cámara fotográfica y le dices ¡sonría!

En la tarde

Al fin llegas al trabajo, pero no hay tiempo para descansar. Tu jefe te pide que hagas una presentación al final del día. Primero, necesitarás organizar tu trabajo así que retiras la tarjeta Micro SD, la insertas en tu Note PC y pasas el contenido. Luego de algunas horas de trabajo duro, estás listo para la presentación. La guardas en la tarjeta Micro SD y vas a la sala de juntas. Pero primero lo primero: insertas la tarjeta en la ranura del proyector. Una vez que la presentación termina, en medio de las felicitaciones, rápidamente insertas la tarjeta de memoria en la impresora y sacas copias para todos. ¡Buen trabajo!

Como puedes ver en este ejemplo, las posibilidades de las tarjetas de memoria modernas son enormes. Un recorrido por experiencias comunes y cotidianas lo deja claro, ahora imagina todo lo puedes lograr.