Mucha luz, poca alegría en tus fotografías

2013-07-26

La luz es el principal ingrediente de la fotografía, cuando la luz en la fotografía excede la necesaria perdemos detalles, este suceso se llama sobreexposición y en muchos casos es imposible de recuperar, simplemente porque el exceso de luz se traduce como pérdida de información.


Buscar la exposición correcta es uno de los principales retos de la fotografía, sobre todo cuando usamos el modo manual en nuestras cámaras, ya que debemos controlar la velocidad de obturación y la apertura de diafragma para ajustarla; la gran ventaja de la fotografía digital, heredada de la última etapa análoga, son los modos automáticos que nos ayudan a tener una medición adecuada a diferentes escenas.

Entender la escena es el factor clave para la correcta exposición

Los modos “escenas” son combinaciones de diafragma (entrada de luz) y velocidad, preestablecidas por los fabricantes de nuestros equipos digitales para obtener los mejores resultados en situaciones específicas. Capturar fuegos artificiales, fotografía nocturna, deportiva, atardecer y acercamiento “macro” son algunas de las escenas más comunes en la industria, las cuales aseguran tomas de gran factura sin tener conocimientos profesionales en fotografía, pero sí los usamos mal nuestras fotos simplemente se dañarán y no tendrán el resultado que estamos esperando, por ejemplo, si configuramos la cámara para hacer una toma nocturna y tomamos la foto de día a un sujeto en movimiento, lo más seguro será obtener una foto blanca en la mayoría de las zonas y nuestro sujeto (si algo queda de él) totalmente movido, el factor clave es usar la escena adecuada y ver cómo, poco a poco vamos mejorando en nuestra técnica fotográfica.

Cuidado con los valores ISO altos

Los valores ISO se refieren a la sensibilidad, es decir, a la capacidad de la cámara de “absorber mejor la luz”, con los valores ISO más altos la cámara logrará captar más luz en escenas interiores de baja iluminación y para tomas nocturnas, sin embargo entre más alto sea el valor ISO que usemos menor calidad tendrá la fotografía en cuanto a textura, enfoque y definición, además de “ruido” (puntos de color como gránulos en la fotografía).

Si usamos valores ISO altos en tomas bien iluminadas, lo más seguro es que la sensibilidad sea tan alta que tendremos sobreexposición en nuestras tomas y para evitar esto debemos asegurarnos usar el valor adecuado dependiendo la escena, si no quieren complicarse con este tema y tener una idea más cercana sobre este tema, lo ideal es hacer uso del ISO automático y dejar que la cámara calcule qué valor de sensibilidad usar en cada caso, así se minimizan los riesgos y podremos tomar excelentes fotografías.

El balance de blancos, otro factor clave

Si bien el balance de blancos (WB) no incide directamente con la sobre exposición, si incide con el color y la intensidad de este en nuestras tomas, el balance de blancos se gradúa según el tipo de luz dominante en la escena a fotografiar (luz día, tungsteno, luz amarilla, flash o sombra, personalizándolo según temperatura medida en grados Kelvin o de manera automática) podemos utilizar cualquiera de estas posibilidades buscando siempre, obtener el color correcto al igual que la exposición.

En conclusión, la luz juega uno de los papeles más influyentes dentro de la toma de fotografías, por ello es importante conocer todas aquellas técnicas y factores que pueden alterar para bien o para mal nuestras fotografías.