La integración de tabletas en el aula mejora las competencias del alumnado

La integración de tabletas en el aula mejora las competencias del alumnado

2017-10-02
Samsung

Madrid, 29 de septiembre de 2017 – Con el objetivo de conocer el impacto que tiene la tecnología móvil en el aula y los beneficios que aporta al aprendizaje y al desarrollo de competencias, hemos impulsado el estudio “Tabletas en educación. Hacia un aprendizaje basado en competencias”, el primero de estas características llevado a cabo en nuestro país y realizado por la doctora en Tecnología Educativa Mar Camacho. Esta iniciativa se enmarca dentro del programa Samsung Smart School, que se inició en el curso 2014-2015 como fruto de un acuerdo de colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y las comunidades autónomas.             

 

La investigación se ha centrado en el análisis del impacto que tiene el uso de tabletas en el rendimiento académico de los estudiantes y en las mejoras en los resultados de las tres competencias clave identificadas para el estudio. Para su confección han participado 850 alumnos de edades entre 10 y 12 años de 32 centros educativos y 350 docentes. Para ello se han seleccionado tres competencias identificadas como clave para el siglo XXI: la competencia en comunicación lingüística, la competencia digital y la competencia de “aprender a aprender”.   

 

Mejoras en la competencia digital, el aprendizaje y la lingüística

La tecnología es un elemento clave en el día a día de los estudiantes ya que ofrece multitud de posibilidades para el desarrollo personal y mejora las habilidades académicas. La utilización de dispositivos móviles dentro y fuera del aula como estrategia educativa permite a los estudiantes acceder al conocimiento en cualquier lugar y en cualquier momento, siendo la tecnología catalizadora de un cambio de paradigma. Tras el análisis de los datos obtenidos en el estudio se han identificado mejoras en tres competencias clave:

  • Competencia digital: el uso de los dispositivos móviles promueve espacios de trabajo colaborativo ya que permite que los alumnos se ayuden mutuamente. Por su parte, la autonomía que aportan las tabletas genera un aumento de trabajo auto dirigido que promueve una búsqueda de alternativas ante las dificultades que puedan surgir y la resolución de problemas. A lo largo del curso en esta competencia se ha observado una mejora del 19%.

 

  • Dentro de la competencia en comunicación lingüística, la mejora de los alumnos viene marcada por la exposición oral, su grabación y posterior visualización. Por otro lado, el uso de ciertas aplicaciones tecnológicas para la producción de textos permite mejorar la creatividad. Además se genera una mejora en la comunicación entre los propios alumnos y entre el alumno y el profesor. El desarrollo de esta competencia también se refleja en las actividades donde los alumnos de centros situados en distintas localidades se comunican a distancia a través de una aplicación, trabajando conjuntamente. Los alumnos han obtenido un 11% de mejora durante el curso analizado.

 

  • En cuanto a la competencia de Aprender a Aprender, los profesores entrevistados consideran que se produce un aprendizaje más autónomo.  Se produce un cambio metodológico en cuanto a la búsqueda de información, lo que conlleva a que los estudiantes puedan desarrollar sus habilidades de investigación, así como la selección de datos, y sepan desenvolverse en un entorno flexible y en continuo cambio. El proceso de aprender a aprender ha registrado un 12% de mejora durante el curso.

Colaboración intercentros e impacto del proyecto                   

Durante el curso 2016-2107 los centros integrantes del proyecto han llevado a cabo proyectos colaborativos eTwinning que han requerido un alto nivel de comunicación y colaboración entre centros. En las evidencias recogidas se ha observado el desarrollo de habilidades requeridas para trabajar en el siglo XXI tales como el trabajo en equipo y la creatividad mediante un uso integrado de la tecnología digital.

El impacto en el entorno ha sido también uno de los grandes hitos del proyecto ya que no  sólo se ha contribuido a la transformación de los centros educativos a nivel interno, sino que se ha generado un impacto también fuera de éste, en las casas y las familias de los estudiantes participantes.                    

 

El proyecto Samsung Smart School

El Proyecto Samsung Smart School se inició en el curso 2014-2015 como resultado de un acuerdo de colaboración entre el departamento de Ciudadanía Corporativa de Samsung, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y las comunidades autónomas. Desde el comienzo del programa hasta junio de 2017, han participado un total de 82 aulas tecnológicas de 35 centros educativos públicos españoles en 16 comunidades autónomas y en Ceuta y Melilla.