Years & Years ofrece un adelanto de su gira europea con un espectáculo interactivo de realidad virtual a través de Samsung Galaxy S7 edge y Gear VR

2016-03-01

Madrid –29 de febrero de 2016 –La pasada noche 28 de febrero, por primera vez en el campo de la realidad virtual y la industria musical, Years & Years ofreció a los amantes de la música una experiencia de inmersión total en un espectáculo interactivo de realidad virtual retransmitido en directo para toda Europa. Tras la reciente presentación del nuevo Samsung Galaxy S7 y en vísperas de su esperada gira europea, Years & Years llevó las posibilidades de la realidad virtual al límite, con el primer concierto de este tipo adaptado específicamente para disfrutarlo en directo con el dispositivo Samsung Gear VR.

Fans de toda Europa se conectaron en directo para ver a la banda interpretar los temas “Worship”, “Shine”, “Desire” y “King” del álbum “Communion”, disco de platino, en un espectáculo visual extraordinario. Con la opción de cambiar entre tres ángulos de cámara diferentes en su dispositivo Samsung Gear VR, los espectadores pudieron sumergirse en una actuación en directo como nunca hasta ahora había sido posible. Los aficionados podían optar por ver el espectáculo desde una posición privilegiada en la primera fila, en el escenario con el grupo o incluso “flotando” por encima de los músicos, todo ello mientras se desarrollaba la acción.

Para celebrar la fecha de salida a la venta de los nuevos Samsung Galaxy S7 y Samsung Galaxy S7 edge, el contenido del innovador concierto ofrecido por Years & Years se retransmitirá el viernes 11 de marzo en vídeo 360º a través de los canales de Youtube y Facebook de Samsung, así como a través de la app Samsung + Years & Years, disponible en la tienda de Oculus.

El concierto fue creado exclusivamente para verlo como contenido de realidad virtual por el director, Sam Wrench, que ideó un escenario circular en 360º para complementar la experiencia de realidad virtual. La visión de Sam consistió en crear una impresionante estructura de cúpula UHD y LED para encapsular tanto a la banda como al público, creando un “mundo” íntimo que se transformaba y evolucionaba con la música. Los espectadores llevaban puestas muñequeras LED programables, y el confeti lanzado al final añadió un elemento interactivo más para el público.