Tres mujeres disfrutando de una comida

Prepara todo lo que puedas con antelación

  • En los programas de cocina siempre pesan y preparan todos los ingredientes de antemano. Sigue su ejemplo y ahorrarás tiempo. Prepara todos los ingredientes en pequeños cuencos de cristal o plástico: queso rallado, cebolla picada, taquitos de jamón... Te sorprenderá ver lo rápido que cocinas si no tienes que lavar, trocear y rallar los ingredientes en el último momento.


  • En lugar de servir la ensalada en platos individuales, prepárala en una gran fuente: te costará mucho menos tiempo y tus invitados podrán servirse la cantidad que quieran. Si dispones de un frigorífico con estanterías de gran superficie, podrás guardar los platos ya preparados en la fuente en la que vayas a servirlos. Para evitar que la ensalada te quede mustia, no la aliñes ni le añadas picatostes hasta que estés a punto de servirla.


  • A la hora de decidir el postre, elige algo que puedas preparar de antemano y conservar en frío, como unas fresas con nata o un helado casero. Evitarás así perderte la sobremesa mientras improvisas el postre.

Divide y vencerás

  • Conviértete en un robot multitarea. Planifica un menú que te permita utilizar todos los electrodomésticos de la cocina: con una zona de cocción ovalada y de doble tamaño podrás hacer una paella, con un accesorio de grill en el microondas podrás gratinar un plato en cuestión de minutos sin necesidad de meterlo en el horno, y con un horno con dos zonas de calentamiento independientes podrás preparar dos platos a distintas temperaturas de cocción.


  • Aprovecha los métodos de cocina rápida, como el sistema de convección del horno o el microondas, para preparar recetas en menos tiempo y dejar libre el horno para el siguiente plato.

No pierdas tiempo limpiando

  • Antes de que empiece la velada, vacía el lavavajillas y llena el fregadero con agua tibia y jabón. Coloca los cuencos en el lavavajillas a medida que vayas utilizándolos, y pon en remojo los cazos y sartenes (una vez que se hayan enfriado).


  • Si dispones de una encimera de limpieza fácil y microondas con revestimiento epoxídico, limpia enseguida los derrames y salpicaduras, pero ten cuidado con las superficies calientes.


  • Aprovecha siempre las funciones de autolimpieza de tus electrodomésticos, como la limpieza de vapor o la limpieza catalítica continua del horno.

Compre por Categorías Populares