Buenas noticias para usuarios de teléfonos “descuidados”

2011-12-22

Se nos caen, los tiramos al asiento trasero del coche y nos sentamos con ellos en el bolsillo… Los teléfonos móviles son nuestros fieles compañeros en la vida cotidiana, pero no les prestamos suficiente atención. La realidad es que utilizamos los teléfonos móviles más que nunca, y necesitamos teléfonos más sólidos y resistentes que puedan adaptarse a nuestro estilo de vida moderno.

Ya sea que salgamos a bailar, trabajemos en una obra o hagamos montañismo, nuestros teléfonos móviles nos acompañan dondequiera que vayamos. Por este motivo, ha sido esencial diseñar teléfonos móviles con características de protección mejoradas.

A prueba de golpes

No suele pasar mucho tiempo hasta que nuestro teléfono móvil sufre el primer rasguño. Afortunadamente, ciertos teléfonos móviles han integrado nuevas carcasas robustas que son ideales para minimizar los daños que sufren. Gracias al uso de materiales que cumplen con la normativa internacional conocida como MIL-STD-810, los teléfonos móviles son ahora resistentes a lluvias intensas, golpes, nieblas salinas, agua, inmersiones, radiaciones solares, vibraciones y temperaturas extremas. Por tanto, si tienes previsto vivir la vida a tope, necesitarás un teléfono móvil que incorpore tecnología a prueba de golpes, como el Samsung Solid Endurance o el Solid Immerse.

A prueba de agua

Hasta hace relativamente poco, el hecho de que un teléfono móvil se mojara, ya fuera por un accidente en la piscina o con un vaso de coca-cola, era algo serio que solía terminar en la compra de un nuevo teléfono. Con la certificación IP57, los teléfonos móviles son ahora impermeables si caen en un líquido, a una profundidad de entre 15 cm y 1 m. Aunque no es una profundidad significativa, es muy probable que ayude a prevenir muchos accidentes comunes (bañeras, fregaderos, charcos, vasos, etc.) y permita que el teléfono siga funcionando.

A prueba de polvo

Prácticamente ningún sitio está a salvo del polvo, y este puede llegar a ser muy destructivo cuando afecta a dispositivos electrónicos. Y lo que es peor, no hay ningún modo de evitarlo… ¿O sí? Los teléfonos móviles con la certificación IP57 evitan de forma eficaz que el polvo se infiltre en los mecanismos internos. Esto permite mantener la integridad de componentes internos como los circuitos, que se ven fácilmente afectados, y es una forma eficaz de evitar que el polvo comprometa el rendimiento del teléfono.