Mantente en forma ¡en tu oficina!

2015-08-10
Mantente en forma ¡en tu oficina!

Las horas de trabajo ininterrumpido en la oficina pueden mermar tu salud. Desconéctate de tu escritorio con estos consejos y mejora tu estado físico, mental y laboral.

El trabajador mexicano pasa un promedio de 10 horas laborando al día, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), una de las jornadas laborales más largas a nivel mundial. En ese horario, la mayor parte del tiempo se ocupa en labores sedentarias, muchas de las cuales transcurren frente a una computadora. 

Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han demostrado que pasar demasiado tiempo sentado favorece el riesgo de sufrir enfermedades de espalda, corazón y del sistema digestivo; mientras que la exposición a largos periodos de estrés modifica los patrones de descanso del cuerpo y aumenta la probabilidad de sufrir un infarto.

Sin embargo, hacer pequeños cambios en tu rutina puede lograr una diferencia significativa en tu salud, y lo mejor es que no necesitas descuidar tu trabajo o utilizar un equipo especial. Toma nota:

- Realiza descansos breves, especialmente después de pasar mucho tiempo sentado. Estirar las piernas favorece la circulación y le da un respiro a tu espalda. Si tus labores te lo permiten, descansa cinco minutos lejos de tu escritorio por cada hora sentado. 

- Si trabajas cerca de casa, deja el auto guardado e intenta transportarte a pie. Esas caminatas, especialmente al salir, te ayudarán a despejarte de los pendientes de la oficina y fortalecerán tus músculos. Puedes sincronizar tu S Health para llevar el conteo de pasos del día y ponerte una meta diaria.

- Prueba el yoga de oficina: levanta los brazos e intenta abrazar tu silla por detrás. Coloca las plantas de los pies firmemente en el piso y lleva tu cabeza a las rodillas por un minuto. Tu espalda te lo agradecerá y descansarás la vista de la luz de los monitores. No olvides relajar tus manos y muñecas, para evitar el síndrome de túnel carpiano.

- Habla con tu jefe y proponle convertir la sala de juntas en un gym por 40 minutos al término de la jornada laboral. Invita a tus compañeros a una sesión de relajación, que pueden ambientar con los monitores de la sala. Recuerda que debe ser de asistencia voluntaria para que tenga un efecto más placentero; este cambio además fortalecerá el vínculo como equipo y aumentará el sentimiento de pertenencia.

- Mantén limpio tu lugar y evita comer en tu escritorio. Tu teclado puede contaminarse fácilmente con restos de comida y bebida, evítalo limpiando con toallas desinfectantes. Asimismo, mantener el aire de la oficina limpio y en una temperatura constante y agradable ayudará a que los contagios de gripe sean menores. Usar equipos de aire acondicionado como un Samsung Triangle Design ayudará a eliminar bacterias y a tener un ambiente fresco.

- Desconéctate. Nada peor que las notificaciones de correo o chat para acabar con tu productividad y tus horas de descanso; tus dispositivos tienen la función “No Molestar” que puedes activar cuando lo necesites. 

Ten en cuenta que si tu salud no es óptima, tu productividad se reducirá, así que haz un pequeño cambio de hábitos para que puedas lograr tus metas laborales y personales como esperas.