Congelar alimentos: una opción práctica y económica para esta Navidad

2012-03-22

No esperes a comprar los ingredientes de tu cena de Navidad justo el día antes de prepararla. Si quieres evitar los precios desorbitados que alcanzan los alimentos estrella durante estos días y las incómodas colas en el supermercado, te proponemos una inteligente alternativa: compra la carne o el pescado con tiempo y congélalos, ahorrarás tiempo, energía y dinero. En este artículo te enseñamos algunos trucos para sacarle el máximo partido a tu congelador.

Congelar alimentos frescos o platos ya cocinados no solo es una forma excelente de ahorrar tiempo en la cocina, sino que a veces es una opción más saludable e incluso más económica que comprar productos precocinados.

Si además hablamos de las fechas navideñas, dejar la compra para el último día por aquello de consumir los alimentos completamente frescos, puede ser un atentado contra tu paciencia y contra tu bolsillo. Hacerte antes con los ingredientes clave y dejarlos congelados hasta el momento en el que tengas que cocinarlos puede ser una solución perfecta contra el estrés navideño y con un resultado igual de suculento.

¿Qué se puede congelar y durante cuánto tiempo?

Existen muchos alimentos que se pueden congelar, pero son pocos los que se conservan en el congelador durante periodos prolongados. Si bien los alimentos que llevan mucho tiempo congelados no suelen representar ningún problema para la salud, es posible que pierdan parte de su sabor o textura. Una de las cosas más importantes que siempre debemos tener en mente es que una vez hayamos descongelado un alimento, no debemos volver a a congelarlo. Veamos algunos ejemplos concretos de alimentos y cuánto tiempo duran dentro de nuestro congelador:

Pan y bollería: Hasta seis semanas.

Carne de vacuno y ave: Hasta tres meses. No es aconsejable congelar los fiambres ni los embutidos.

Pescado: es muy recomendable congelar algunas especies de pescado, aunque renunciemos algo a la calidad de su sabor, como la merluza, el salmón o el bacalao. Estos alimentos pueden contener un parásito muy perjudicial para el ser humano. El anisakis, que así se llama este parásito, es inmune a las altas temperaturas, por lo que no muere al ser cocinada. Sin embargo, no resiste a las temperaturas bajo 0, y en la congelación nos aseguramos comer tranquilos estos alimentos.

Sopas, caldos, salsas, estofados y pucheros: Suelen tolerar bien la congelación. Como regla general, no deben permanecer en el congelador más de dos meses.

;

Productos lácteos: La mantequilla puede congelarse durante seis meses. Muchos quesos (como pueden ser el edam, emmental y ricota) pueden congelarse durante tres meses. Sin embargo, la leche y el yogur no permiten este proceso y se cortan si intentamos congelarlos.

Huevos: Se pueden congelar sin cáscara. La clara se puede congelar sin problemas, mientras que la textura de la yema se modifica (se puede utilizar si va a batirse o a usarse en preparaciones que deban hornearse). Para facilitar el horneado, se pueden separar las yemas de las claras antes de congelarlas. Es mejor descongelar los huevos a temperatura ambiente, ya que en el microondas quedan cocidos.

Frutas y hortalizas: Normalmente se puede congelar cualquier producto que se encuentre en la sección de congelados del supermercado. Por norma general, el tiempo máximo de de permanencia es de dos meses. No se deben congelar limones enteros, tomates, lechuga o col, ya que pierden su textura o incluso se pudren.

Frutos secos y semillas: Se pueden congelar durante seis semanas sin problemas.

Normas básicas de envasado

Para garantizar la máxima calidad de los alimentos es necesario tomar unas pequeñas precauciones antes de congelarlos.

:

Utiliza envases que se puedan meter en el congelador.Lo mejor es usar bolsas de congelación, film especial para congelar o papel de aluminio de doble capa. Los recipientes de plástico deben ser aptos para el congelador, ya que en caso contrario pueden romperse al congelarse. Las legumbres o típica comida de puchero pueden congelarse en recipientes que sirvan para cocinar, envueltos con papel de aluminio de doble capa para que queden herméticos.

Elimina el aire de los recipientes y envoltorios. Envuelve los alimentos de forma que queden bien protegidos y, en caso de que utilices bolsas de plástico, elimina el aire de su interior. Para evitar las típicas quemaduras de la congelación, quita el envase original de la carne y envuélvela en papel de aluminio.

Etiqueta la comida y apunta la fecha de congelación. Para no tener que adivinar lo que contiene cada paquete, márcalos con un rotulador indeleble con el máximo detalle posible. Por ejemplo, escribe «4 pechugas filetes de ternera, 27/2/12», en lugar de poner simplemente «ternera, febrero».

Organiza bien el espacio para tenerlo todo a mano. Ve cambiando de sitio los alimentos del congelador con frecuencia. Los cajones transparentes y de distintos tamaños, como los del frigoríficos Samsung Serie G, te ayudan a mantener a la vista los alimentos para que no se queden en un rincón durante meses. Además, podrás ordenar los alimentos con más comodidad y sin preocuparte excesivamente de su tamaño, ya que con las mismas medidas exteriores que el resto, los modelos de la Serie G tienen más capacidad interior neta que los frigoríficos normales, más de 400 L.

Elige recipientes con el tamaño adecuado. Para pasar el menor tiempo posible en la cocina, congela el número de raciones que tengas intención de servir o cocinar. Por ejemplo, congela raciones individuales de sopa para llevar al trabajo (de modo que puedas recalentarla en el microondas de la cocina). También puedes congelar el lomo de cerdo o los bistecs de ternera en lonchas individuales para sacar siempre solo los que necesites. Otra idea es congelar la salsa de tomate en una cantidad suficiente para hacer pasta para toda la familia y de forma rápida.

Consejos para optimizar tu frigorífico

Con estos prácticos consejos sobre cómo aprovechar al máximo tu congelador, pasarás menos tiempo en la cocina.

La previsión es fundamental. Cuando vayas a congelar platos que aguantan bien en el congelador (como las sopas o el redondo de ternera), cocina siempre el doble de cantidad. Cuando hornees galletas o magdalenas, haz más de la cuenta y tendrás un desayuno o postre rápido, que se descongela en un abrir y cerrar de ojos. Compra piezas de carne que estén de oferta y congela una parte.

Aprovecha las sobras. Congela raciones individuales de lasaña y otro día te encontrarás la comida hecha. Cuando las frutas empiecen a estar maduras, lávalas, pélalas si es necesario y trocéalas o tritúralas. Congélalas y ya tendrás la base para hacer batidos de fruta.

Pan tierno todos los días. Si no tienes tiempo de comprar una barra de pan cada día y el pan de molde no te convence, tenemos una solución para que no te prives del placer de comer pan tierno. Compra varias barras de baguettes, córtalas en 4 ó 5 trozos, hazlos rebanadas y mételos en el congelador. Cuando vayas a comer, saca las rebanadas que necesites, ponlas 30 ó 40 segundos en la tostadora, y disfrutarás del pan como recién salido del horno, tierno y caliente.

Mantén la temperatura óptima. Para garantizar la máxima calidad de los alimentos, mantén la temperatura del congelador a -18 ºC. Esto es fácil con el Twin Cooling System de Samsung (disponible en algunos modelos), que controla y genera aire refrigerante de forma independiente en el frigorífico y el congelador.

Ahorra energía y aprovecha el espacio al máximo. Para que el congelador funcione con la máxima eficiencia energética, llénalo como mínimo al 75% de su capacidad. Si estás pensando en adquirir un nuevo frigorífico-congelador, fíjate en la clasificación energética Energy Star y busca un modelo que disponga de compresor digital (como el Samsung Serie G), que es energéticamente más eficiente que los compresores convencionales. Los combis de la nueva Serie G de Samsung también te ofrecen el máximo espacio interior sin ocupar más espacio en la cocina.

Con estas nociones básicas sobre la congelación de alimentos, muy pronto te acostumbrarás al ahorro de tiempo y dinero que te ofrece el congelador y ya no podrás prescindir de él.



Sácale partido a tu producto, hazte fan y consulta a la comunidad Samsung.

Hazte fan de Samsung en Facebook