Galaxy Tab S, pantalla Super AMOLED en un tablet muy potente

Cada vez consumimos más contenidos audiovisuales en nuestro tablet y, precisamente por eso, también cada vez le exigimos más a la calidad de imagen que nos ofrecen. Por eso hemos pensado, ¿por qué no llevar la experiencia de usuario Super AMOLED a sus pantallas, como ya sucede en los mejores smartphones Samsung?

Dicho y hecho. Atentos a las necesidades de los consumidores, hemos presentado, desde Nueva York y por todo lo alto, el nuevo prodigio de Samsung en el mundo de los tablets: Galaxy Tab S. Solo hay que detenerse un momento en sus apellidos para entender el potencial genealógico que lo avala: la familia de smartphones Galaxy S y la conocida saga de tablets Tab.

El nuevo Galaxy Tab S llega con pantalla Super AMOLED, una mejora tecnológica que hará muy felices a los usuarios que disfrutan de películas, series o videojuegos en el tablet. A esto hay que sumarle un potente hardware, con procesador Octa-Core, 3 GB de memoria RAM y sistema operativo Android 4.4 Kit Kat.

Pantalla Super AMOLED ¿qué significa?

El lanzamiento de Galaxy Tab S tiene como protagonista su pantalla, un panel con tecnología Super AMOLED de 2.560 x 1.600 (WQXGA) píxeles de resolución que ofrece una extraordinaria calidad de imagen en casi cualquier entorno. Los ávidos consumidores de contenidos online serán los primeros en valorar cómo mejora la nitidez de la imagen y la luminosidad de los colores.

Pero ¿qué significa esto de Super AMOLED? Las pantallas de los tablets convencionales están formadas normalmente por dos “capas”: el panel y una capa táctil superior, una de las principales causantes de los molestos brillos. Sin embargo, las pantallas Super AMOLED tienen una sola “capa” que detecta el contacto, por lo que no necesita materiales superpuestos y resuelve, de ese modo, el problema de los reflejos.

Una de las virtudes de las pantallas Super AMOLED es la naturalidad que consiguen en la reproducción de las imágenes, no solo por la viveza de los colores verdes, rojos, azules…, sino también por la profundidad de los negros. Esto es posible gracias a que en un panel Super AMOLED cada píxel es su propia fuente de luz, por lo que pueden reproducir de forma independiente, y no por grupos de megapíxeles, el color y los matices de la imagen. Además, si un píxel es negro, no estará iluminado. Por eso, una pantalla Super AMOLED ofrece un mejor contraste y gasta menos energía que una pantalla convencional.

La pantalla Super AMOLED de Galaxy Tab S cuenta con una tasa de reproducción del color del 94%, en comparación con el 73% de otros tablets del mercado, y con una relación de contraste de 100.000:1. Todo esto se traduce, si atendemos a la explicación anterior, en que los colores son mucho más brillantes, las imágenes más nítidas, y la profundidad y el contraste más reales.

Además, podremos disfrutar de estos resultados casi en cualquier entorno, ya que la pantalla de Galaxy S Tab tiene una visualización adaptativa, esto es, responde a las condiciones de luz a las que se le somete y optimiza automáticamente sus ajustes, como la gama de colores o el contraste, a las condiciones lumínicas del entorno.

Un hardware a la altura de su pantalla

Pero si a un panel de estas características no le acompaña un gran hardware, no podremos aprovechar todo su potencial. Por eso, Galaxy Tab S incluye tecnología de sobra para que navegar por Internet, ver películas en streaming, reproducir pesados vídeos o tener abiertas varias aplicaciones al mismo tiempo se convierta en una experiencia rápida y satisfactoria.

Con un procesador Octa-Core, 3 GB de memoria RAM, sistema operativo Android 4.4 Kit Kat y 16 GB de almacenamiento nos asegura una capacidad de respuesta extraordinaria y poder llevar nuestros contenidos con nosotros a todas partes.

A la potencia de Galaxy Tab S se le unen nuevas soluciones muy prácticas para el día a día. Ahora podremos sincronizarlo con nuestro smartphone y hacer llamadas o responderlas directamente desde el tablet. Y para aquellos que no se separan del

dispositivo allá donde van, una buena noticia: Galaxy Tab S lleva lector de huella para bloquearlo y desbloquearlo de forma cómoda y segura con solo pasar nuestro dedo. Además, podremos tener varios perfiles de usuario completamente independientes o activar el Modo Kids para que nuestros pequeños se diviertan con el tablet con total tranquilidad para nosotros.

Para los que buscan productividad en su tablet además de entretenimiento, Galaxy Tab S ofrece soluciones y paquetes de aplicaciones Premium, como HANCOM Office, WebEX y Remote PC, con las que podrán trabajar de una forma cómoda y eficiente.