Salud

El primer teléfono de tu hijo:
4 reglas que los padres deben seguir

Cómo proteger a tus hijos de los peligros en línea (y generar confianza mientras lo haces).

Una ilustración de dibujos animados de un niño que sostiene su teléfono inteligente en estado de shock mientras su madre y su padre parecen saludar y vigilar su actividad mientras sostienen una lupa y binoculares. Una ilustración de dibujos animados de un niño que sostiene su teléfono inteligente en estado de shock mientras su madre y su padre parecen saludar y vigilar su actividad mientras sostienen una lupa y binoculares.

Darle a tu hijo su primer teléfono celular es un gran momento. Para los niños, abre su mundo a conexiones directas con amigos, socializar con personas de ideas afines y mantenerse al día con la escuela, en su propio dispositivo. Para ti, abre la puerta a nuevas preocupaciones en torno a tiempo de pantalla excesivo, el uso inadecuado de las redes sociales y el bienestar digital en general. Afortunadamente, se puede encontrar un equilibrio. Con la orientación adecuada, los padres pueden enseñar buenos hábitos digitales y proteger a sus hijos de la mayor parte de los peligros que acechan en línea, al mismo tiempo que construyen una relación de confianza. Aquí está tu guía.

Un padre se comunica con sus manos a su pequeña hija mientras se sientan en un sofá gris. Un padre se comunica con sus manos a su pequeña hija mientras se sientan en un sofá gris.
1

Establece reglas básicas

Los hábitos saludables en línea deben comenzar mucho antes de darles ese primer teléfono inteligente. Habla con tu hijo sobre el uso responsable de Internet desde el principio y con frecuencia; inicia una conversación continua cuando sea joven y utilice Internet por primera vez. Un acuerdo familiar de uso de Internet que establezca las reglas de comportamiento para todos en el hogar es una forma eficaz de hacerlo explícito. Discute las reglas en familia, luego escríbelas y haz que todos firmen un acuerdo. Esto ayudará a que los niños se sientan más responsables y aumentará la probabilidad de que sigan esas reglas.

Un niño mira hacia abajo y navega en una tablet negra mientras se sienta encima de un escritorio en un garaje. Un niño mira hacia abajo y navega en una tablet negra mientras se sienta encima de un escritorio en un garaje.
2

Piensa en usar una combinación de software y hardware

La forma más sencilla de controlar el comportamiento digital de los niños es a través del software, que te ayuda a administrar a qué contenido puede acceder tu hijo y qué parte de su presencia en línea ves. Asegúrate de verificar si la aplicación está protegida con contraseña y/o si puede ser controlada por un dispositivo, lo que puede hacer que sea un poco más difícil para los niños eludirla. La instalación de controles parentales directamente en el hardware es una medida casi infalible para filtrar el contenido inapropiado en todos los niveles. También puede ser bastante invasivo, ya que algunos de estos controles de hardware leen el historial de Internet de cualquiera que se conecte a la red. Es por eso que la mejor estrategia para muchos padres implica una combinación de controles de software y hardware. Siempre puedes comenzar tu supervisión con una aplicación y posteriormente decidir si se necesitan restricciones más estrictas antes de incorporar el hardware.

Práctico y confiable

Antes de elegir un sistema de control parental, comienza con un dispositivo que esté diseñado para que tú y su familia estén seguros. Un teléfono como el Galaxy A51 tiene la seguridad incorporada en cada aspecto de su diseño y salvaguarda los datos privados con protección de hardware y el sistema de seguridad Knox. Además, con una batería de larga duración y una pantalla de 6.7 pulgadas, tus hijos pueden disfrutar de una navegación segura sin tener que cargar el dispositivo con frecuencia.

Un joven sostiene y mira un teléfono inteligente Galaxy negro. Está sentado en su cama en un dormitorio. Un joven sostiene y mira un teléfono inteligente Galaxy negro. Está sentado en su cama en un dormitorio.
Logotipo de un escudo que representa a Samsung Knox Logotipo de un escudo que representa a Samsung Knox
Protegido por Knox
Agrega otra capa de seguridad a la actividad de tu hijo en Internet a través de un dispositivo compatible con Knox.
3

Personaliza el acceso a tu hijo

El método de enfoque que funcione mejor variará, dependiendo de cada familia. Si tu hijo tiene problemas con el tiempo frente a la pantalla y el autocontrol, por ejemplo, es posible que desees comparar diferentes aplicaciones de control parental que pueden ayudarte a alentarlo a tomar un descanso de la pantalla. Para los niños pequeños, activar la búsqueda segura y bloquear sitios web inapropiados en todos los dispositivos compartidos es crucial para proteger a los niños pequeños del contenido problemático. Una vez que tu hijo tenga la edad suficiente para las redes sociales, no dudes en ampliar los privilegios en línea según sea apropiado.

Un padre y su pequeña hija se sientan uno al lado del otro frente a un sofá negro. El padre observa cómo su hija usa una tablet Galaxy gris. Un padre y su pequeña hija se sientan uno al lado del otro frente a un sofá negro. El padre observa cómo su hija usa una tablet Galaxy gris.
4

Sé un participante activo

Como en todos los aspectos de la crianza de los hijos, la participación de los padres es fundamental. Cuando se trata de la cría en línea, esto significa que no puedes dejar que el software haga el trabajo por ti. En última instancia, la clave para los controles efectivos es la misma que la regla de oro para cualquier relación: prestar atención y mantener un diálogo abierto.

Prepara la seguridad de sus hijos para el futuro

Ayuda a tus hijos a navegar por los peligros de Internet a través de dispositivos en los que puedes confiar.

Descubre estas historias a continuación