Productividad

Limpieza de datos: Cómo mejorar
tu seguridad digital

Minimiza tu huella digital e incrementa la seguridad móvil.

Brechas masivas de datos, fallos de seguridad y filtraciones de contraseñas. Cualquiera entraría en pánico. La seguridad digital es una de esas cosas que no nos preocupa hasta que la vemos en los titulares de las noticias (o, peor aún, hasta que no la sufrimos de primera mano). Pero te daremos una buena noticia: no tienes por qué pasarte la vida evitando los accesos con correo electrónico o tapando la cámara del móvil. Aquí tienes unos cuantos consejos para mantener un bajo perfil online con hábitos de navegación segura.

Oculta tus huellas

Imagina que has encontrado las botas perfectas en una tienda online y has decidido esperar a un mejor momento (quizá cuando cobres) para comprarlas… pero aparecen por todas partes mientras navegas. Esta fastidiosa (pero brillante) trampa del marketing sirve para recordarte que tus búsquedas online no son precisamente privadas. Además de limpiar con frecuencia el historial del navegador, las cookies (pequeños archivos que las webs utilizan con fines de seguimiento) y los archivos en caché (basura), acostúmbrate a usar el modo de navegación privada. Esta función de navegación privada reinicia las cookies al final de cada sesión, por lo que tus datos personales y búsquedas se eliminarán en cuanto cierres la ventana. También resulta útil en ciertas ocasiones, por ejemplo, cuando quieres leer tu correo electrónico en un ordenador público o evitar ver esas botas anunciadas una y otra vez.

Mujer en traje navegando de forma segura en su teléfono Galaxy en la oficina. En el fondo se ven monitores de ordenadores. Mujer en traje navegando de forma segura en su teléfono Galaxy en la oficina. En el fondo se ven monitores de ordenadores.
CONSEJO
La navegación privada es más segura, pero no te protege del malware. Asegúrate de mantener actualizados tu sistema operativo y aplicación de antivirus.

Aléjate de las fuentes sospechosas

¿Señal irregular en casa? Puede ser tentador engancharse a la red inalámbrica de la cafetería de al lado, sobre todo si no tiene contraseña. Pero los peligros de una wifi pública abierta pueden no compensar esa comodidad. Las conexiones wifi no seguras no utilizan el cifrado de seguridad por lo que cualquier información personal que utilices en la web (como inicios de sesión, dirección de tu casa o datos bancarios) puede quedar expuesta. Lo mismo sucede cuanto introduces datos confidenciales utilizando aplicaciones no autorizadas. Asegúrate de conectarte a redes públicas seguras siempre que sea posible y limítate a las descargas desde la tienda oficial de aplicaciones de tu teléfono. No te olvides de instalar las actualizaciones periódicas del sistema operativo y de seguridad del teléfono que solucionan vulnerabilidades del dispositivo y protegen tus datos personales.

 Silueta de una mujer usando el modo de navegación privada de su teléfono  Silueta de una mujer usando el modo de navegación privada de su teléfono

Busca pistas

Tu servicio de correo electrónico es, casi siempre, lo suficientemente inteligente como para filtrar los correos sospechosos (o fraudes de phishing) de tu bandeja de entrada, pero no es infalible. Antes de hacer clic en un enlace o abrir archivos adjuntos, lee detenidamente el correo en su totalidad. El remitente puede intentar engañarte para que accedas a un enlace o proporciones información personal, dinero u otras cosas. Aunque la dirección de correo del remitente parezca auténtica y provenga de una plataforma de redes sociales, marca o servicio que uses con frecuencia, es mejor visitar directamente la página o enviar un nuevo correo a una dirección confirmada para asegurarte. También debes hacerlo con remitentes que se encuentren en tu libreta de direcciones, ya que no sabes si la cuenta de la otra persona ha podido ser hackeada. Haz búsquedas online para estar al día de los fraudes de phishing y posibles alertas e informa de cualquier correo sospechoso a las autoridades.

Antes de hacer clic en un enlace o abrir archivos adjuntos, lee detenidamente el correo en su totalidad.

Investiga sobre ti mismo

A veces hay que ponerse en la piel del hacker. Buscarte en Google con frecuencia te permitirá evaluar tu huella digital (básicamente, cualquier información pública que afecte a tu reputación online). Tu reputación puede ser muy sólida en la vida real, pero quizá encuentres cosas en los resultados de búsqueda que no te gusten o que revelen más información de la necesaria sobre ti. Puede ser tu dirección de casa, tu patrimonio financiero o una lista de artículos que has leído. Contacta con el administrador de la página para que elimine tu información. También puedes buscar empresas online que ofrecen este servicio de “limpieza” para ahorrar tiempo y asegurar tu tranquilidad.

Borra las pruebas

Con un archivo digital debes hacer lo mismo que con el correo en papel: pasarlo por la trituradora. Por desgracia, los archivos “eliminados” se pueden recuperar fácilmente. Ciertas aplicaciones de seguridad móvil garantizan la eliminación de los archivos para que nadie pueda recuperarlos. En cuanto al correo electrónico, normalmente podrás elegir entre enviarlo a la “papelera” o “eliminarlo de forma permanente”.

Una persona utiliza el escáner ultrasónico de huella dactilar para iniciar sesión en un smarphone mientras cocina Una persona utiliza el escáner ultrasónico de huella dactilar para iniciar sesión en un smarphone mientras cocina
Un teléfono Galaxy S20 con flores de distintas tonalidades de morado en la pantalla Un teléfono Galaxy S20 con flores de distintas tonalidades de morado en la pantalla
Galaxy S20
Accede a tus cuentas o compra con funciones de seguridad móvil como el Escáner ultrasónico de huella dactilar.
MÁS INFORMACIÓN

Seguridad a toda prueba.
Protege lo que te importa.

Todos tenemos secretos. Con dispositivos como la serie Galaxy S20, puedes confiar en que los tuyos se encontrarán a salvo. Gracias a su Escáner ultrasónico de huella dactilar, unido a la protección adicional de la plataforma Knox, podrás acceder a tus datos más personales con tu huella dactilar, sin necesidad de memorizar contraseñas.

Descubre estas historias